Aperitivo del Año El Greco en el Thyssen – ABC.es

El museo muestra juntas en una sala, hasta el 2 de marzo, las cuatro obras del pintor que atesora en su colección, a las que se les ha realizado un exhaustivo estudio técnico

El más madrugador en este IV centenario de la muerte de El Greco ha sido el Museo Thyssen. Aprovechando que sus cuatro obras del pintor van a salir para otras exposiciones y que el área de restauración del museo ha llevado a cabo unos exhaustivos estudios técnicos, las ha reunido en una pequeña muestra en el balcón-mirador de la primera planta de la pinacoteca, hasta el 2 de marzo, donde podrán admirarse junto con los resultados de dichos estudios. La entrada es gratuita. Se trata de dos Anunciaciones (una pintada en Italia, posiblemente en Roma, hacia 1576; otra en Toledo hacia 1596-1600), que fueron adquiridas por el barón Thyssen; una «Inmaculada Concepción» (hacia 1608-1614) y «Cristo abrazando la Cruz»(hacia 1587-1596), obra autógrafa, estas dos últimas también de su etapa española y ambas compradas por el padre del barón. No ha habido que restaurarlas, se hallan en muy buen estado de conservación.

Aunque los estudios no han desvelado grandes sorpresas, sí permiten conocer mejor la evolución técnica y conceptual de El Greco entre su etapa italiana y la española. Gracias a fotografías de alta resolución,radiografías, reflectografías infrarrojas análisis químicos de los pigmentos podemos apreciar los cambios que El Greco intrudujo en su trabajo. Entre las principales conclusiones, destaca que, tras su etapa italiana, donde está muy influido por maestros como Tiziano y Tintoretto, en su época española casi ha desaparecido el dibujo subyacente de sus cuadros, la pincelada es más suelta, las figuras se alargan… La libertad creativa del artista llega a su plenitud.

Según Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen, «las dos Inmaculadas son las que nos enseñan más, las que nos revelan cómo fue la evolución de El Greco. Los espacios diáfanos de las obras de su etapa italiana sufren una brutal compresión; se tornan verticales, ascensionales. Se produce un inmenso salto en su evolución». Recuerda Solana que en 1999 el Thyssen organizó una retrospectiva de El Greco, comisariada por José Álvarez Lopera, que constituyó un gran éxito: «Ha sido la exposición de un maestro antiguo con mayor resonancia en este museo».

Según Ubaldo Sedano, jefe de Restauración del Museo Thyssen, los estudios técnicos realizado a las cuatro pinturas revelan que el cambio estético e intelectual entre sus etapas italiana y española se corresponde con un cambio técnico. La restauradora Susana Pérezsubraya que en Toledo «El Greco llegó a ser él mismo, rompe los perfiles de las figuras, se libera del academicismo».

Aperitivo del Año El Greco en el Thyssen – ABC.es.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *