Las 8 reglas más importantes para escribir una carta, según Lewis Carroll | Faena

El correo electrónico ha sustituido casi por completo a las cartas postales, pero aun así podemos aprovechar la valiosa tradición formada en siglos y siglos de intercambio epistolar; un ejemplo, en estos consejos de Lewis Carroll.

victoriannonsensecon11032014 222x300 Las 8 reglas más importantes para escribir una carta, según Lewis Carroll  | Faena

victoriannonsensecon11032014

Sin más, aquí las recomendaciones de Carroll.

1. Comienza por responder las preguntas de tu destinatario.

¡No llenesmásde una página y media con disculpas por no haber escrito antes!

La mejor manera deempezares con la última carta de tu amigo. Escribe con su carta a la vista. Responde sus preguntas y comenta aquello que la carta sugiere.Entoncessigue con lo que tú quieres decir. Este acuerdo es más cortés y agradable para el lector que llenar el papel con tus valiosas observaciones y secundariamente responder con prisa a las preguntas de tu amigo en una posdata. Es muy posible que tu amigo disfrute tu ingeniodespuésde que su propia ansiedad de información quede satisfecha.

2. No te repitas

Si una vez dijiste algo sobre un asunto, completa y claramente, y fallaste en convencer a tu amigo,abandona el tema: repetir tus argumentos una y otra vez lleva, simplemente, a que él haga lo mismo.

3. Escribe con la cabeza fría

Si escribiste una carta que posiblemente molestó a tu amigo, por más que hayas sentido necesario expresarte,guárdala hasta el día siguiente. Entonces léela de nuevo e imagina que va dirigida a ti. Esto usualmente hará que la reescribas y quites casi todo el vinagre y la pimienta para, a cambio, poner miel y convertirla en un platillo mucho más paladeable.

4. En la duda, la cortesía

Si tu amigo hizo un comentario severo o lo dejas pasar o respondes notoriamente conmenos severidad. Si hace una observación amistosa encaminada a “arreglar” la pequeña diferencia surgida entre ustedes, deja que tu respuesta sea notoriamentemás amistosa. Si al elegir una pelea cada parte se negara a caminar más de tres octavos del camino y, en una amistad, cada uno estuviera dispuesto a recorrer cinco octavos del camino, ¡habría más reconciliaciones que conflictos! Lo cual es como la protesta del irlandés a su bella hija: “—Shure, siempre estás afuera. ¡Sales tres veces por una que entras!”.

5. No intentes tener la última palabra

¡Cuántas polémicas no serían arrancadas de raíz si nadie tuviera la obsesión de no dejar que el otro tenga la última palabra! No importar si una réplica te dejó mudo, no importa si tu amigo supone que callas porque te quedaste sin nada qué decir: déjalo, tan pronto como puedas sin ser descortés. Recuerda que el habla es plata, pero el silencio es oro (NB: Si eres un caballero y tu destinatario una dama, esta Regla es superflua:¡Tú nunca tendrás la última palabra!).

6. El humor es difícil de trasladar a la escritura. Sé obvio

Si en algún momento se te ocurre escribir, de broma, una censura a tu amigo, asegúrate de exagerar lo suficiente paraobviala broma. Una palabra dichade bromapero tomadaen seriopuede ser de consecuencias serias. He sabido de casos en que esto lleva al rompimiento de una amistad. Supongamos, por ejemplo, que deseas recordarle a tu amigo el soberano que le prestaste y que se olvidó de pagarte; quizá le digas: “Al parecer tienes una conveniente mala memoria para las deudas”, de broma, y hasta aquí no habría nada para suponer que se sentiría ofendido. Pero supongamos que le escribes: “Después de seguir ampliamente su trayectoria como carterista y ladrón, estoy convencido de que la única y persistente esperanza para recuperar el soberano que te presté es decir: ¡Paga o te demando!”, sin duda tendría motivos si se lo toma en serio.

7. ¡No olvides adjuntar!

Si en tu carta dices, “Adjunto un cheque por cinco libras”, o “Adjunto la carta de John para que la veas”, deja de escribir por un momento, ve a buscar el documento que mencionas ymételo en el sobre. De lo contrario es muy seguro que tendrás que mentir al respecto,¡después de que hayas enviado el mensaje!

8. ¿Una posdata? Que sea breve

La posdata es una invención muy útil, perono está hecha (como muchas damas suponen) para exponer el verdaderoquidde la carta. Más bien sirve para dejar en las sombras cualquier asunto queno se desea convertir en un lío.

vía Faena | Las 8 reglas más importantes para escribir una carta, según Lewis Carroll.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *