Tíbet crea un instituto para proteger escrituras antiguas


Nos vamos ahora a la Región Autónoma del Tíbet, donde las autoridades locales han creado un instituto especialmente diseñado para estudiar y preservar sutras escritos en hojas de plantas, conocidas como “pattras” en sánscrito. Estas escrituras, originarias de la antigua India, tienen una historia milenaria y son de gran valor para el estudio del budismo.

Los sutras manuscritos en hojas de plantas más antiguos se crearon en la India, entre los siglos 8 y 14.

Estas escrituras han sido fundamentales en los intercambios entre la antigua India y la cultura tradicional tibetana.

Muchas de las escrituras en sánscrito sobre hojas de plantas que se conservan en el Tíbet son copias únicas y poco comunes. “Pattra” significa hoja en esta antigua lengua indoeuropea.

Desde 2006, la Academia de Ciencias Sociales de China, el Centro de Investigación Tibetana de China y el gobierno de la Región Autónoma del Tíbet se han unido para proteger estas valiosas reliquias.

Ahora además, se ha creado un instituto dedicado a preservar y estudiar estos sutras.

Tsewang Junmei, investigador del Grupo de conservación de sutras en pattras expresa: “Los sutras en pattras, hojas de plantas, tienen una larga historia. Tienen un gran potencial como patrimonio cultural, porque hay muchos misterios por resolver. Creo que el instituto nos ayudará mucho con nuestros estudios sobre los inicios de la cultura tibetana y la historia del budismo.”

La mayoría de las escrituras en hojas de plantas que hay en el Tíbet son sutras budistas, textos que reúnen las reglas del ritual y de la moral y las prescripciones relativas a la vida cotidiana. Algunos de estos manuscritos están escritos en sánscrito.

Desde poesía y literatura a astronomía y códigos civiles, estas escrituras tienen un valor incalculable para comprender el desarrollo del budismo y los intercambios culturales entre China y otros países.

Para conservar intactas las escrituras originales, los investigadores han elaborado varios catálogos y archivos fotocopiando más de 6 mil manuscritos.

De esta forma los expertos pueden consultar los archivos sin poner en peligro los originales.

Además, las autoridades locales planean crear programas de intercambio académico con otros países, para compartir los misterios de estas escrituras en “pattras”.

vía cntv.cn

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *