Coco Chanel: el mito hecho mujer

Normalmente publicamos artículos relacionados con arte, historia y ciencia buscando contenidos trascendentales, para esta oportunidad mostraremos a alguien que en el campo de la moda logró una revolución cultural a gran escala.

Seguramente, a Coco Chanel nunca se le recordará por tener poca confianza en sí misma. “Un vestido tan sencillo se convertirá en una especie de uniforme para todas las mujeres con buen gusto” anunciaba en 1926 la creadora de moda a las lectoras del magacín de moda Vogue. Chanel no se refería a otra cosa que al little black dress, un vestido que, en sus infinitas variaciones, todavía hoy sigue presente en muchos armarios.

0,,17459926 404,00 Coco Chanel: el mito hecho mujer

Ni siquiera fue ella quien lo creó. Pero sí fue quien lo convirtió en un icono de la moda. Ajustado y todo negro, con esta pieza Chanel rompió todos los tabúes sociales que en aquella época recomendaban discreción, además de considerar al negro como el color del servicio. Incluso Vogue confió en el diseño, declarando: “El vestido que llevará todo el mundo”.

El mito Chanel

Pronto, muchas mujeres de todo el mundo se decidieron por lucir ese modelo. Y no solo el vestido, sino también los disfraces, bolso y bisutería. Y, por si no fuera suficiente, también se podía complementar con un sencillo frasco de perfume. Dentro el famoso N°5 de Chanel. Desde entonces hasta nuestros días, Coco y sus creaciones consiguieron tanta fama y reconocimiento como ningún otro diseñador.

Actualmente, una exposición sigue el sendero del mito Chanel en el museo de Arte y Profesiones de Hamburgo. Entre el 28 de febrero y el 18 de mayo de 2014, más de 70 creaciones de la diseñadora se presentaran bajo el titulo “El aliento de Chanel”. Además, también se presentara su influencia con docenas de objetos de otros creadores inspirados en Chanel.

Empezando por el sombrero

Chanel no estaba predestinada desde la cuna para ascender en el olimpo de la moda. Tras la muerte de su madre en 1895, la joven creció en un orfanato y allí fue donde aprendió lo que después le haría famosa: la costura. Su famoso apodo “Coco” llegó poco después, cuando actuaba como cantante en un café. Pero para ella, la moda siempre estuvo antes que la música.

En 1910 dio su primer paso en la profesión. Coco Chanel abrió en París una tienda de sombreros a la que después, en 1913, le siguió una boutique y, dos años más tarde, toda una casa de moda. Cuando las clientas le quitaban de las manos el little black dress en los años 20, la diseñadora ya tenía el futuro asegurado.

La creación de la “nueva mujer”

¿Por qué fueron tan exitosas las creaciones de Chanel? “He devuelto la libertad al cuerpo a las mujeres”, dijo una vez la diseñadora. En los años 20, las mujeres mostraban más piel e irradiaban autoconfianza. Corpiños o corsés eran cosa del pasado y Chanel acertó con sus creaciones para cumplir con los deseos de sus coetáneas, influyendo en las tendencias de la época. Simpleza y elegancia, comodidad y estilo eran sus divisas. Y sobre todo, Chanel era auténtica. De su sello de moda no salía ni un modelo sin que ella misma lo hubiese llevado.

0,,17075459 404,00 Coco Chanel: el mito hecho mujer

“El hábito hace al monje”, dice el refrán. Según este lema, Coco Chanel contribuyó durante los años 20 a la creación de la “nueva mujer”, una figura completamente ajena a las rígidas y estrictas reglas de la sociedad de antes de la guerra. La largura de la falda se encogió hasta debajo de la rodilla y la diseñadora incluso se atrevió a llevar pantalones.

Karl Lagerfeld como heredero

El mito de Chanel no terminó con la muerte del icono en 1971. Sin embargo, la casa Chanel sí tuvo dificultades hasta que en 1983 el diseñador alemán Karl Lagerfeld tomó la dirección de la empresa. Hoy, Lagerfeld continúa recuperando ideas de la fundadora y sus creaciones. Pero sobre todo, el diseñador adora la receta del éxito de Chanel, algo que ella misma resumió en una sola frase: “Un vestido bien diseñado le queda bien a cualquier mujer. Punto”. La máxima sencillez para explicar todo un mito.

Fuente: DW.DE

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *