RESCATANDO EL “PUEBLO” OLVIDADO EN EL CENTRO DE BOGOTÁ | FUGA – Fundación Gilberto Alzate Avendaño

Gracias a la iniciativa del proyecto de la Gerencia de Artes Plásticas y Visuales de la Fundación Gilberto Alzate AvendañoPlataforma Bogotá, de propiciar un laboratorio para diseñar e instalar una serie de jardines verticales en el barrio Belén en el centro de la ciudad, los habitantes esperan que los imaginarios negativos sobre el barrio cambien significativamente.

 Jardín vertical en el barrio Belén

Mientras tres habitantes del barrio Belén cargan en un Renault 6 color azul cielo los primeros bultos de abono y cascarilla que harán parte del jardín vertical a punto de instalarse en un muro pintado con grafitis sobre la avenida circunvalar, Joaquín Ramírez, residente del sector, habla sobre el origen del barrio en el que vive.

“De este lugar se tiene escasa información histórica. Lo poco que se sabe es que empieza en 1580 con la construcción de una ermita y con el tiempo, a partir de un lote que pertenecía a una familia de apellido Ronderos, nace la iniciativa de consolidar el barrio”, asegura Ramírez.

 RESCATANDO EL PUEBLO OLVIDADO EN EL CENTRO DE BOGOTÁ | FUGA   Fundación Gilberto Alzate Avendaño

Barrio Belén sobre la Avenida Circunvalar

El barrio Belén es uno de los 21 barrios de La Candelaria, centro histórico y cultural de Bogotá. Se ubica entre las avenidas Presidencial, Circunvalar, Comuneros y la carrera cuarta. Sus habitantes lo conocen como “un pequeño pueblo olvidado” en el centro de la ciudad cuya reputación, lastimosamente, ha girado en torno a temas de inseguridad, basuras y habitantes de la calle.

Por este motivo, el proyecto Plataforma Bogotá de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño en agosto de 2013 hizo contacto con los habitantes del sector y les propuso realizar un laboratorio denominado “planta vertical” con el fin de transformar la visibilidad e imagen del barrio, empoderar al ciudadano del espacio público y generar relaciones sociales y de convivencia entre los vecinos.

 RESCATANDO EL PUEBLO OLVIDADO EN EL CENTRO DE BOGOTÁ | FUGA   Fundación Gilberto Alzate Avendaño

Jardín de plantas verticales en el barrio Belén

En reuniones previas entre los actores que gestionan el laboratorio (Plataforma Bogotá, profesores especializados de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, el SENA y la Fundación Ecópolis) junto con los habitantes del barrio, se logró hacer un estudio de los espacios en donde se instalarían los jardines tanto ornamentales como aromáticos que incluyen plantas como yerbabuena, romero, helecho, amaranto, pino silvestre y caléndula, entre otras.

Bajo un resplandeciente sol bogotano de 19 grados centígrados, Luis Eduardo Tiboche, representante de la Fundación Ecópolis, mezcla con una pala la tierra con la cascarilla que será la base de la instalación de los jardines verticales y explica cómo se elaboran las estructuras.

 RESCATANDO EL PUEBLO OLVIDADO EN EL CENTRO DE BOGOTÁ | FUGA   Fundación Gilberto Alzate Avendaño

Habitantes del barrio Belén ayudan a construir el jardín ubicado sobre la Avenida Circunvalar

“El proceso abarca armar el sustrato para ubicarlo en los bolsillos de la estructura del jardín y hacer la siembra de las plantas. Para lograrlo, se elabora un abono con cascarilla que permite que la tierra no se compacte y las plantas puedan desarrollarse”, comenta.

A partir de estas lecciones dirigidas por profesores expertos en el tema de la Universidad Jorge Tadeo Lozano y la Fundación Ecópolis, los habitantes del barrio Belén, quienes ya tenían un conocimiento previo y ancestral sobre el tema de plantas y huertas, complementaron el proceso de aprendizaje gracias al montaje de los jardines verticales.

A la fecha, se han hecho cuatro montajes de jardines verticales en distintos lugares del barrio, contando con la participación de aproximadamente cien personas entre habitantes y personas interesadas en el proyecto.

 RESCATANDO EL PUEBLO OLVIDADO EN EL CENTRO DE BOGOTÁ | FUGA   Fundación Gilberto Alzate Avendaño

Joaquín Ramírez y habitantes del barrio belén instalando uno de los primeros jardines verticales

Actualmente, y bajo iniciativa propia, los habitantes han comenzado la construcción de dos jardines más y están implementando sistemas de riego automatizados. Para llevar a cabo esa labor deben trasladar los materiales e instalar los jardines en conjunto, práctica que les ha permitido formar vínculos más estrechos y empoderarse del espacio público.

< RESCATANDO EL PUEBLO OLVIDADO EN EL CENTRO DE BOGOTÁ | FUGA   Fundación Gilberto Alzate Avendaño

Montaje colaborativo de jardín vertical en el barrio Belén

En particular, Andrés García La Rotta, director de Plataforma Bogotá, cuenta cómo gracias a este proyecto las mujeres del barrio han aprovechado el espacio alrededor de los jardines, generando acciones como llevar un termo de agua caliente y preparar infusiones con las plantas del jardín que beben mientras hablan y se relacionan en el espacio público que se han tomado.

De hecho, habitantes de Belén que no han hecho parte del laboratorio, reconocen el impacto que ha tenido en la comunidad. Ese es el caso de Marta Rondón, quien no puede evitar acercarse al jardín que está siendo instalado porJoaquín Ramírez y sus compañeros. “Iniciativas como esta ayudarán a darle vida al barrio. Ojalá que la misma sociedad ayude a cuidar los jardines para crear valor y pertenencia con lo que los rodea”.

Por otra parte, el laboratorio también busca “formar formadores” para que los actores que  aprenden a realizar los jardines de plantas verticales repliquen la iniciativa en otras localidades, generando auto sostenibilidad para regalar a Bogotá un pulmón verde desde cada hogar con el fin de propagar un mensaje de respeto, amistad y preservación del espacio.

Hasta el momento, la iniciativa ha tenido un impacto positivo sobre los habitantes del barrio. Por ahora Joaquín Ramírez, al finalizar el montaje del jardín ubicado sobre la avenida circunvalar, destaca la participación y la recepción de los cultivos y espera que el éxito radique en multiplicarlos semana tras semana en el barrio y en otras localidades. El objetivo final del proyecto busca transformar el imaginario que se ha tenido de Belén convirtiendo al barrio en un corredor cultural – natural, y así ver renacer el pueblo olvidado en el centro capitalino.

RESCATANDO EL “PUEBLO” OLVIDADO EN EL CENTRO DE BOGOTÁ | FUGA – Fundación Gilberto Alzate Avendaño.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *