Un teorema de Einstein, demostrado en la Bolsa – ABC.es

Cuando los científicos observan partículas diminutas como nanopartículas o bacterias en un líquido bajo el microscopio, no ven una imagen inmóvil. Lo que ven son partículas que realizan espasmos irregulares no muy diferentes de las compulsivas altas y bajas de los precios de los mercados bursátiles y los tipos de cambio.

Estas dos formas de crispación al azar -micropartículas en la evolución de fluidos y los precios en el mercado financiero- no solo son similares a primera vista, según ha demostrado un equipo de investigadores japoneses y suizos. El mecanismo subyacente es el mismo también y se ajusta a un teorema de Albert Einstein.

El movimiento browniano, el nombre dado por los científicos para la microagitación de partículas en un líquido, es el resultado del impacto de la agitación térmica universal de las moléculas individuales en el fluido. El famoso matemático francés Louis Bachelier observó de nuevo a principios del siglo XX que existían paralelismos entre este comportamiento aleatorio y los tipos de cambio.

Sin embargo, es sólo ahora que Didier Sornette, profesor de Riesgos Empresariales en la ETH Zurich, junto con colegas de Japón, ha sido capaz de demostrar correlaciones exactas entre los dos. Los científicos han publicado su trabajo en la revista de ‘Physical Review Letters’.

“Las micropartículas están rodeados y se mueven por las moléculas en el líquido. Del mismo modo, el precio al que los valores o las monedas se negocian en un mercado financiero no debe examinarse en forma aislada”, explica Sornette. Su valor está incrustado en todo momento en un todo más amplio: la suma total de órdenes de compra y venta que un corredor de bolsa recibe de sus clientes. Cuando el número de estas órdenes es mucho mayor que el de las transacciones reales, muchas ofertas no dan lugar a ninguna transacción.

Este es el caso, por ejemplo, cuando una parte interesada sólo está dispuesta a pagar un precio relativamente bajo para un valor, pero ningún titular está dispuesto a vender por un precio tan bajo. O cuando alguien quiere vender un valor a un precio relativamente alto, pero no puede encontrar un comprador.

Los tipos de cambio y las ofertas se influyen entre sí, impulsados por los esfuerzos en curso de todos los agentes del mercado para obtener un beneficio mediante la explotación de las diferencias en los precios. Esto significa que la cartera de pedidos de los corredores de bolsa está en constante movimiento.

“Este comportamiento dinámico es comparable con el comportamiento físico y la influencia de los fluidos sobre una partícula browniana, en el sentido de que la dinámica de la cartera de pedidos influye en el precio de la transacción observada de una manera precisa”, dice Sornette .

Los científicos comprobaron su teoría con los datos de mercado disponibles. Para ello, utilizaron los datos de una empresa global de intermediación en el tipo de cambio dólar-yen. Por ejemplo, fueron capaces de demostrar que la totalidad de los pedidos de compra y venta de las dos monedas incluso se ajustaban a uno de los teoremas más importantes de la física estadística, el teorema de fluctuación-disipación, que fue desarrollado por Albert Einstein en 1905, y todavía es objeto de investigación muy activa por sus muchas aplicaciones.

Un teorema de Einstein, demostrado en la Bolsa – ABC.es.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *